¿Que es un adiestrador de perros? Como elegir un profesional Adiestramiento Canino Barcelona

¿Que es un adiestrador de perros? Como elegir un profesional Adiestramiento Canino Barcelona

Que és un adiestrador de perros?

Un adiestrador de perros es un profesional que ha adquirido y aplica las técnicas necesarias para enseñar a los perros a realizar determinadas tareas. Por ejemplo hay adiestradores de perros policías, perros detectores, perros para personas con alguna necesidad física específica que se denominan perros de asistencia. Es el caso de los perros para ciegos y sordos.
Con el objetivo convertirse en auxiliares en el ámbito de una terapia psicológica o de existir alguna necesidad física, los perros reciben formación específica por parte del adiestrador.

Por esa razón, el trabajo del adiestrador de perros consiste en impartir al perro ejercicios para que aprenda a desempeñar habilidades específicas.
Asimismo, un adiestrador canino, especializado en uno de estos oficios, puede utilizar sus conocimientos y su experiencia para entrenar perros para que realicen pautas de obediencia. Con tal de lograr los objetivos, el trabajo sobre la conducta debe de tener en cuenta el entorno habitual del perro y sus características caracteriales y psicológicas.

 

adiestrador de perros

 

Porque puedes necesitar un adiestrador de perros?

Puedes necesitar un adiestrador de perros porque te interesa que tu perro aprenda unas órdenes básicas o habilidades específicas para llevar a cabo tareas específicas. Por otro lado puedes haber detectado un comportamiento erróneo y quieres modificarlo para mejorar la convivencia.
El término adiestrador se utiliza comúnmente desde siempre para indicar la figura profesional que se dedica a modificar un comportamiento del perro considerado inadecuado por parte de los propietarios.
Sin embargo, a partir de hace unos años, se habla difusamente de educación canina, dejando al lado el término adiestrador de perros, por el riesgo que esta definición evoque la figura del adiestrador de perros clásico, tradicional, una especie de “domador de circo”.

 

que es un educador canino

Qué diferencia hay entre adiestrador de perros y un educador canino?

El educador no se propone de enseñar tareas específicas sino de educar el perro a los buenos modales, útiles a la convivencia en sociedad. Finalmente tanto el adiestrador de perros como el educador ponen al servicios de los propietarios su formación y experiencia en lograr que el perro actúe de una forma cónsona al modelo de sociedad humana.
Antes de discutir sobre la metodología, los objetivos y las formas de concebir el adiestramiento y la educación canina, independientemente de su definición, es necesario introducir una tercera figura en el ámbito del bienestar mental del perro: el etólogo clínico.

 

que es un etologo clinico

A qué se dedica el etólogo clínico?

El etólogo clínico es usualmente un doctor en veterinaria, especializado en comportamiento animal, que analiza las causas internas y externas de un cierto comportamiento, como se ha ido desarrollando, como se manifiesta, con cuáles efectos.
De esa manera el objetivo del etólogo clínico es de comprender a fondo una determinada conducta con el propósito eventual de modificarla para el bienestar del animal.
Por consecuencia, todas las problemáticas conductuales del perro son el objeto de la valoración de parte de un etólogo clínico.
Una vez que se realiza un diagnóstico, también se indica la terapia a seguir. Normalmente, en caso de los perros, se prescribe un cierto número de sesiones de entrenamiento o de modificación de conducta, que se llevan a cabo por parte de un técnico en adiestramiento canino. Adicionalmente al entrenamiento, algunos casos requieren una terapia farmacológica.

 

base-del-adiestramiento-canino

Cuales son las corrientes en el ámbito del adiestramiento canino?

Antes de evaluar un profesional, sería conveniente conocer las metodologías principales a la base del adiestramiento o de la educación.
Corriente tradicional Tradicionalmente el adiestrador de perros se encarga de modificar el comportamiento del perro, siendo el principal ejecutor de este cambio.
Las técnicas que se emplean incluyen el castigo y el miedo cuáles medios para lograr los objetivos de entrenamiento. Por ejemplo se suelen emplearse tirones de correa, sumisión forzada, uso de collares de ahogo, etc.
Actualmente esta corriente ha sido objeto de críticas puesto que se ha reconocido la importancia de la relación dinámica entre perro y propietario, sobre todo cuando hay problemas de comportamiento. Además técnicas como la inundación y evitación lejos de solucionar un problema pueden llegar a agravarse.

En definitiva sea que se hable de un entrenador o de un educador, es importante asegurarse cual es su metodología de trabajo. Además la técnica empleada va de la mano de una determinada filosofía acerca de los potenciales cognitivos de los perros. Sin profundizar aquí estos conceptos, es importante que el educador o adiestrador de perros explique cuál es su orientación hacia el uso de reforzadores – premios y uso de otros motivadores y cómo considera el castigo.

Educación en positivo En los últimos 10 años en España se ha afirmado una corriente llamada Educación en positivo que afirma que el aprendizaje se realiza de forma satisfactoria utilizando de manera prevalente el refuerzo positivo de las conductas deseadas. Además de ser un abordaje más ético y respetuoso hacia el animal, se ha comprobado su eficacia en término de resultados y bienestar.

 

adiestramiento-con-premios

 

Esta metodología se reconoce comúnmente por emplear premios y excluye completamente el castigo. Sin embargo utiliza el castigo negativo, que corresponde al ausencia del premio. Es decir, cuando el perro ofrece una conducta deseada, se premia utilizando un motivador – comida, atenciones, caricias, halagos, juego, olfatear, etc. y cuando la conducta es indeseada, se ignora, o se priva el animal del premio.
El método cognitivo-emocional hace poco tiempo se ha ido afirmando una corriente que considera el conductismo no tiene en cuenta los recientes hallazgos sobre las emociones del perro.

Según este método, en el adiestramiento se debe siempre evaluar el estado emocional del perro, con particular atención al estrés, y se debe trabajar la comunicación y el vínculo con los propietarios. En ese caso se enseña no sólo por asociación de estímulos positivos o negativos sino gracias a la participación emocional del perro en la tarea a cumplir.
En resumen esta metodología o estilo de entrenamiento rechaza el uso exclusivo del mecanismo del refuerzo externo y trabaja poniendo el mismo individuo en condiciones de poder tomar decisiones y de autoreforzar lo comportamientos deseables.

 

 

consejos para elegir un profesional de los perros

Cómo elegir un buen profesional?

Ahora que se han definido los roles del adiestrador de perros, del educador y del etólogo clínico, y se han trazados las principales corrientes metodológicas, es útil contar con una guía para saber elegir.
Adiestradores y educadores se encargan de actuar en práctica las indicaciones terapéutica que derivan de un diagnóstico de un etólogo clínico. Sin embargo estas divisiones de roles no se conoce y no se respeta, incluso por falta de colaboración entre las varias figuras. En cambio es más frecuentemente que se acuda directamente a un educador o adiestrador.

Por una lado para saber elegir un buen profesional antes hay que asegurarse que el profesional aplique una metodología respetuosa para el animal. Por otro lado hay que tener claro que los propietarios juegan un papel importante en la sana evolución y recuperación de su mascota.
Siempre que haya que elegir un profesional entre varios es recomendable investigar sobre su trayectoria y su experiencia.
Primero es ideal que pueda ofrecer un bagaje técnico de adiestramiento, segundo una profunda conciencia sobre la naturaleza de los perros, habiendo preferentemente estudiado el comportamiento animal.

Sobre todo en caso el perro presente problemas de conducta, es aconsejable una primera evaluación por parte de un etólogo clínico, que derivará después el trabajo práctico a un adiestrador o educador canino de su confianza, colaborando en todas las fases.

Consejos práctico antes de buscar asesoramiento de un buen profesional

 1. Establecer objetivos y consideraciones generales: Que quiero conseguir? De cuanto tiempo y dinero dispongo? Cuales problemas he detectado en mi perro?
2. Si el objetivo es simplemente impartir una educación básica en ausencia de problemas de conducta, investigar la trayectoria y la experiencia de un educador o adiestrador de perros. Si se muestran problemas de conducta, lo ideal sería identificar un etólogo clínico para que este realice un diagnóstico completo, antes de contactar con un adiestrador de perros.
3. Algunas preguntas previas que hay que dirigir al profesional: Cuál es tu método de trabajo? Utilizas el castigo? Como sueles hacer una sesión de educación? Tienes estudios de comportamiento animal? En cuanto tiempo estimas realizar el trabajo?
4. En la presentación de los profesionales seleccionados buscar conceptos como: comunicación, relación perro-propietario, énfasis sobre temas como el estrés, la importancia de las señales de calma, temas relativos al bienestar animal. Estos son orientativos de un estilo respetuoso hacia el animal.

En conclusión, todas las figuras profesionales presentadas sólo son anillos de una cadena de trabajo que tiene como objetivo el bienestar del perro, donde el propietario recubre un rol estratégico.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *