Cómo presentar un perro a otro perro

Cómo presentar un perro a otro perro

Cómo presentar un perro a otro perro

En este artículo os daré consejos sobre cómo presentar un perro a otro perro. La manera de presentar un perro a otro perro influencia su futura interacción. Así vale la pena tener en cuenta todos los factores que entran en juego en esta circunstancia.

Primero hay que evaluar el comportamiento y el temperamento de los dos.

Si normalmente son sociable con otros perros, se espera que el encuentro produzca una relación positiva. Sin embargo si uno de los dos o ambos no han aprendido a relacionarse a nivel de grupo social o no interactúan regularmente con otros perros probablemente necesitemos de más cuidado y tiempo.
En particular si cualquiera de ellos es reactivo o ha mostrado señales de agresividad es recomendable que intervenga un profesional en etología para presentar un perro a otro.

 

Para el primer encuentro es mejor que se piense en un territorio neutral que sea nuevo para ambos. Hay que tener cuidado de elegir un sitio que no provoque reacciones defensivas o territoriales, donde no haya recursos que puedan desencadenar una conducta protectora. Acompañar los perros en todo momento incentivando su buen comportamiento. En caso de sobreexcitación o comportamiento no deseable, ampliar las distancias alejándose del otro perro.
Photo by Hilary Halliwell from Pexels https://www.pexels.com/photo/dogs-pets-puppies-animals-38008/

Fase 1: Cómo presentar un perro a otro perro – Consejos de adiestramiento canino en positivo

Para evitar que la situación pueda alcanzar cualquier nivel de estrés, es importante saber observar y evaluar el lenguaje corporal de los perros. Las correas no van tensionadas y deben de ser lo suficientemente largas para permitir a los perros tomar las decisiones sin sentirse forzados. La tensión y la limitación de la correa frecuentemente lleva a inhibir el comportamiento natural, agrega estrés y fomenta el miedo.

Una vez que los perros muestren interés por conocerse se pueden pasear juntos uno por un lado y el otro por el otro lado a una distancia segura y confortable para ambos. Cambia de lado continuando a mantener las distancias para que puedan olfatear al otro sin estar a contacto. El sistema olfativo canino es mucho más desarrollado y potente que el nuestro. Cuenta con más de 220 millones de receptores en comparación con el nuestro que sólo tiene 5 millones. Así que tienen una percepción muy diferente a la nuestra. Es muy importante dejar oler el sitio donde han estado otros perros porque así se transmite mucha información que favorece la socialización antes de un encuentro directo.  Se puede ir paseando arriba y abajo durante un tiempo. Luego se puede hacer que caminen en círculo uno delante, y el otro detrás, reduciendo poco a poco la distancia entre ellos.

Fase 2: Cómo presentar un perro a otro perro – Consejos de adiestramiento canino en positivo

 


Una vez que la distancia haya disminuido y que han llegado a acercarse lo suficiente para oler el trasero sin presentar reacciones negativas se puede proceder. La siguiente fase consiste en que se presenten con la correa sin  tensión. Hay que seguir vigilando la comunicación postural de los dos perros. Frente a cualquier señal de estrés, miedo o frustración hay que retroceder a la fase anterior y esperar un poco más de tiempo.
Si a pesar de seguir estas instrucciones no podéis avanzar, es recomendable pedir ayuda de un profesional.

Si las expresiones corporales se desenvuelven de forma fluida es una buena indicación que el encuentro está resultando positivo. Los perros aparecen relajados, felices sin ninguna forma de confrontación. Una buena señal es que las interacciones sean recíprocas y no unilaterales. En este caso se pueden dejar sueltos en una área cerradas o atados con una correa larga.

Photo by Daria Shevtsova from Pexels https://www.pexels.com/photo/closeup-photo-of-scottish-terrier-and-adult-short-coated-white-and-tan-dog-800406/

Para ayudar a la lectura correcta del lenguaje corporal a continuación os proponemos una serie de comportamientos y su significado.

 

Si el cuerpo está tenso, se miran fijamente, tienen el pelo rizado, muestran los dientes, gruñen se necesitará tiempo antes que hagan amistad. En este caso es mejor buscar ayuda de un profesional.

Hay que evitar que el saludo se realice nariz a nariz. Esta es una conducta considerada agresiva por el otro perro. Cuando un perro está bien socializado se acercará al otro haciendo una curva y no caminará en línea recta. Es muy grosero para los perros mirarse el uno al otro durante largos períodos de tiempo. En un primer contacto visual, el comportamiento apropiado es echar un vistazo rápido y luego mirar hacia otro lado. Si comienzan a mirar y se ponen rígidos, es recomendable interponer distancia entre los dos. Ayuda hablar con tonos suaves y darle la oportunidad de sacudirse y relajarse antes de volver a empezar.

 

Fase 3: Cómo presentar un perro a otro perro fase – Consejos de adiestramiento canino en positivo

 

Vigilar si los perros se precipitan uno hacia el otro en la última fase aunque sea para jugar. A menudo un juego descontrolado y con mucha excitación lleva a comportamientos no deseados. Por ejemplo si un perro persigue al otro ignorando sus señales de calma que denotan incomodidad se puede asistir a una forma de acoso. Si esto se verifica, se puede intentar detener al perro “acosador”. Luego se ve si el otro prefiere hacer un descanso o participar de la interacción. Si hay muchas manifestaciones de juego, el lenguaje corporal indica una situación relajada, reforzar con los elogios esta situación.  

 

La llegada a casa

 

Una vez que los perros se llevan bien entre sí están listos para ir a casa. Asegurarse de que sean transportados de regreso ya sea en automóviles separados o en el mismo automóvil en jaulas diferentes. Hay que mantener barreras sólidas entre ellos para poderlos gestionar. De hecho se puede crear una tensión innecesaria entre los perros cuando estén confinados juntos en lugares cerrados. Cuando se les da la comida en casa, mantenerlos separados en habitaciones distintas. Mantenerlos separados cada vez que haya un objeto de alto valor, para reducir el potencial de estrés y posibles conflictos. Con el tiempo, se podrán tener juntos y darles premios de alto valor. Hay que estar totalmente seguros que los perros sean buenos amigos antes de dejar que comparten comida o juguetes. Estos elementos pueden provocar estrés necesario y perjudicar su relación y el clima de buena convivencia.

 

Texto reelaborado a partir del artículo original Love Me, Love My Dog de Jordan Shelley.



 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *